La FASS expide para todos los socorristas federados que lo soliciten una licencia anual.

Esta licencia que además de garantizar ante terceros su capacidad y sus conocimientos para el desempeño del trabajo de socorrista, lleva asociado un seguro de responsabilidad civil, que les respalda ante posibles denuncias de toda índole que se puedan presentar en su contra a consecuencia de su trabajo como socorrista, cubriendo tanto los gastos jurídicos como las posibles indemnizaciones a terceros.

Para garantizar que los socorristas federados mantienen un elevado nivel de conocimientos teóricos y prácticos, además de una adecuada condición física, bianualmente para obtener la licencia deben realizar y superar un reciclaje que se compone de:

Deben reciclarse los socorristas que habiendo obtenido el título hace dos o más años, no realizaran el reciclaje el año anterior.

La licencia federativa es válida sólo para el año en curso en que se solicita.

La FASS no se hace responsable de los socorristas con título federativo que no estén en posesión de la licencia.